Carta de despedida de Lulú Guerra

Tras 11 años en el aula Valladolid me toca tomar una de las decisiones más difíciles de mi vida. Han sido años maravillosos donde no solo he crecido como deportista sino como persona. Aquí he vividos mi mejores momentos de mi vida y siempre será mi casa. Me siento una vallisoletana más y nunca podré devolver todo al cariño que he recibido de la gente.

Adiós de Lourdes Guerra/ http://www.bmaula.es

Tras 11 años en el aula Valladolid me toca tomar una de las decisiones más difíciles de mi vida. Han sido años maravillosos donde no solo he crecido como deportista sino como persona. Aquí he vividos mi mejores momentos de mi vida y siempre será mi casa. Me siento una vallisoletana más y nunca podré devolver todo al cariño que he recibido de la gente.

He tomado esta decisión porque, aunque durante estos años hemos conseguido muchos éxitos, el desgaste mental me ha pasado factura. Me miro a los ojos y no me gusta lo veo, he perdido ilusión y ganas. He ayudado a este club y a mis compañeras hasta que he podido, pero ahora debo ayudarme a mi a volver a ser mi mejor versión. Necesito recuperar confianza en mí misma, volver a creer en mí y desconectar. Es un paso duro pero necesario que me hará volver más fuerte y mejor. Tengo que permitirme disfrutar de mi pasión en la vida: jugar al balonmano. Por eso he decidido cambiar de aires y centrarme en mí y luchar contra mis miedos. He decidido enfrentarme al problema cara a cara y poner remedio. Espero que entendáis mi decisión porque no es fácil pero sí muy necesaria.

Lo del domingo en Huerta del Rey fue increíble, como cada sábado que he jugado ahí. Este club no sería posible sin toda la gente que acude a animarnos y hacen de Huerta del Rey uno de los mejores pabellones de España. ¡Así tiene que seguir este club porque estas tías se lo merecen!

Quiero empezar dando las gracias al club y a sus directivos, encabezados por la gran figura de Cayetano Cifuentes. Gracias de corazón por el excelente trato que me habéis dado. Sin vuestro esfuerzo y sacrificio, los éxitos no hubieran sido posibles. Seguid luchando contra todos porque merecéis los mejores éxitos y sé que llegarán.

Gracias a todos y cada uno de las personas que nos han dedicado un segundo de su vida para ayudarnos. Por el club han pasado muchas personas que me llevo para siempre como amigos. Me los llevo a todos en el corazón. Todos los éxitos también son parte de ustedes. Sin gente que desinteresadamente nos ayuda, nada de esto sería posible.

Gracias a todas las personas que han pasado por el cuerpo técnico a lo largo de todos estos años. Mucho trabajo detrás para que a nosotras nunca, nunca nos faltara de nada. Todo mi reconocimiento para ellos. Especialmente a los que mas han tenido que aguantarme. porque ya aviso que no es fácil. Gracias Alfonso y Alfredo. Nunca os olvidare porque, si soy mejor portera, es todo mérito vuestro.           

Gracias a todas y cada una de mis compañeras, ¡cuántas amigas me llevo para siempre, cuántos momentos buenos y especiales! Me llevo algo dentro de mí de absolutamente todas con las he compartido vestuario. Y ha sido un placer y un orgullo compartir portería con tantas porteras buenas. Siempre tendrán un lugar en mi corazón: María ‘Golfi’, Laura, Masha y mi confidente, mi hermana, la pequeña Menchu. Gracias infinitas por las tardes juntas.

Gracias a mi familia, mis amigos y mi pareja. Solo ellos saben los que hemos sufrido este año y lo que me ha costado tomar la decisión. Son mi gran apoyo y se merecen que luche para volver ser yo y verme de nuevo sonreír y parar por las pistas de España. Os quiero mucho y os prometo que volveré mejor y mas fuerte para devolveros todo el apoyo incondicional que me dais cada día.

Y por último, gracias infinitas para tres maestros que me enseñaron a vivir lo que era pertenecer al Aula Cultural. Siempre os llevaré conmigo. Sé que dos ellos, allá donde estén, están orgullosos de su canaria. Alfonso E. Angelillo, sigue cuidando de nosotras. Y al maestro Israel Maniega, que sé que me apoyará siempre. Siempre conmigo y en mis pensamientos.

Esto no es un punto y final. Sino que ya es para siempre. Haya donde este presumiré Valladolid y de su gente. Gracias Valladolid y ¡aúpa Pucela! 

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.