El UEMC Real Valladolid Baloncesto disfrutará de un ¿último? baile en la jornada final de la fase regular. Y lo hace con opciones de clasificarse para los playoffs, aunque no dependiendo de sí mismo a pesar de la inercia positiva que arrastra

último partido de liga/ http://www.realvalladolidbaloncesto.es

El UEMC Real Valladolid Baloncesto disfrutará de un ¿último? baile en la jornada final de la fase regular. Y lo hace con opciones de clasificarse para los playoffs, aunque no dependiendo de sí mismo a pesar de la inercia positiva que arrastra. Para conseguir un billete a la promoción de ascenso, los blanquivioleta necesitan imponerse a un descendido Palmer Alma Mediterránea Palma y esperar una derrota del Cáceres (recibe al Covirán Granada), del TAU Castelló (en casa ante Acunsa Gipuzkoa Basket) o de ambos. Por si fuera poco, Kavion Pippen causará baja para el partido y Sylvester Berg es duda hasta última hora.

Después de seis victorias consecutivas, la mejor racha de la categoría, el conjunto de Paco García buscará la séptima al hilo y decimoctava de la temporada con la esperanza de que no sea estéril. Ocupando la décima plaza de la tabla, los vallisoletanos están a un solo paso de los ansiados playoffs de ascenso, pero con una única consigna en mente: ganar, ganar y ganar. Todo pasa por un triunfo ante el decimoséptimo clasificado (10-23), ya sin opciones de salvación, pero que tratará de despedirse con una alegría para su afición.

Paco García, además de contar con la esperada baja de Juan García-Abril, cuenta con dos contratiempos de última hora: Kavion Pippen, quien causará baja segura para el partido, y Sylvester Berg, quien será duda hasta el último momento. El pívot estadounidense presenta un esguince de grado II en su tobillo derecho con rotura de la membrana interósea y no viaja con el equipo; mientras que el alero danés sufre un esguince de grado I-II, también en su tobillo derecho, y su participación se decidirá momentos antes de que comience el partido en Palma de Mallorca.

Con esos dos problemas se medirá el UEMC Real Valladolid Baloncesto a un Palmer Alma Mediterránea Palma que cuenta con un plantel de mucha calidad. Y si hay una palabra que define a los bases baleares es la de talento. Pol Figueras, Marc Peñarroya y Joan Feliu componen el puesto de ‘uno’, al que dotan de quilates y juventud para dirigir a un equipo con amenazas en todas sus posiciones. Por fuera, el mejor anotador de la categoría, sin ir más lejos: Wesley Van Beck (19.3 puntos de media). Además del alero belga, Marinov, Kostadinov y los jóvenes Xavi Andreu y Marc Aguiló componen el perímetro de los insulares.

En el juego interior, el gigante de 2.17 Tomas Pavelka se erige como la principal referencia, y sus 17 rebotes en el último encuentro sirven de aviso para los interiores blanquivioleta. Además del jugador eslovaco, los palmesanos cuentan con la polivalencia de Cosialls, con Kanyinda e Ikpeze. Sin embargo, los isleños no podrán contar con Elijah Brown.

Concienciados de que lo único importante para el UEMC Real Valladolid Baloncesto es ganar en Son Moix, una vez finalice dicho encuentro, las opciones de playoffs pasan por una derrota del Cáceres Patrimonio de la Humanidad y/o el tropiezo del TAU Castelló. Los primeros reciben al Covirán Granada, ya campeón de liga y con ascenso a la Liga ACB, y los segundos juegan en casa ante un Acunsa Gipuzkoa Basket con opciones de llegar a la promoción de ascenso.

Y sobre ese mensaje de que lo único importante es vencer incidió Paco García en rueda de prensa. “es el más difícil de todos los que hemos jugado porque el entorno no es lo suficientemente correcto como que a mí me gustaría. Se habla de que Palma ha descendido, de que se les ha ido un jugador importante, de lo que pueden hacer Cáceres, o TAU Castelló con Gipuzkoa… y lo más importante es que nosotros ganemos. Lo realmente importante es ganar nosotros e insistiremos en el vestuario. Intentaremos concienciar al equipo de que el mensaje es claro: hay que ganar. Y si después no entramos en los playoffs después de una victoria, nos felicitaremos por el trabajo y terminaremos con buen sabor de boca”.

En el partido de ida, el UEMC Real Valladolid Baloncesto dio una respuesta de coraje y consiguió la victoria. El cuadro blanquivioleta, en su cuarto partido en doce días, se redimió en Pisuerga con un solvente y trabajado triunfo ante el Palmer Alma Mediterránea Palma (71-64). El trabajo coral y la actitud del equipo fue clave para sumar el séptimo triunfo del curso.

El encuentro será retransmitido por la aplicación de LaLigaSports.tv. Los árbitros del partido serán Mas Cagide, Martín Vázquez y Gómez Hernández.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.