Victoria para salir del bache

Cambio de cara y vendaval del UEMC Real Valladolid Baloncesto (84-70). Y viceversa. El cuadro de Roberto González, con una exhibición de defensa e intensidad, desarboló de principio a fin al CB Almansa con Afanion y puso fin a una racha de tres derrotas consecutivas

triunfo para salir del bache/ http://www.realvalladolidbaloncesto.es

Cambio de cara y vendaval del UEMC Real Valladolid Baloncesto (84-70). Y viceversa. El cuadro de Roberto González, con una exhibición de defensa e intensidad, desarboló de principio a fin al CB Almansa con Afanion y puso fin a una racha de tres derrotas consecutivas. Los blanquivioleta, que firmaron una primera parte excelsa, ya ganaban por 23 puntos al descanso y volaron hasta certificar el octavo triunfo de la temporada.

Consciente de que el partido ante el CB Almansa con Afanion era ganar o ganar, el UEMC Real Valladolid Baloncesto salió muy intenso y agresivo a Pisuerga. Quizá demasiado. Tan solo cuatro minutos de juego se habían disputado cuando los locales entraron en bonus, circunstancia que aprovecharon los manchegos para sumar desde la línea de personal (8-8). No obstante, esas revoluciones de más se fueron transformando en buenas defensas y fulgurantes contrataques que rompieron el partido momentáneamente (16-10).

Roberto González había optado por un quinteto que aunaba a todos sus bases en pista y Wintering, Pantzar y Puidet llevaron la voz cantante con velocidad y buen juego. Castigando una y otra vez en transición, el cuadro blanquivioleta se anotó el primer asalto y, lo que es más importante, puso de manifiesto su ansia de victoria (25-16).

El UEMC Real Valladolid Baloncesto fue creciendo con el paso de los minutos y, encomendado a Sergio de la Fuente, puso más tierra de por medio con el conjunto almanseño. Siete puntos prácticamente consecutivos del capitán pucelano abrieron brecha y dos triples de Davis Geks obligaron a Rubén Perelló a solicitar tiempo muerto para frenar el vendaval blanquivioleta (40-25).

Fue en vano. Los vallisoletanos, hoy sí, se dejaban la vida en cada defensa y culminaban los contrataques con velocidad y potencia. Todo un recital. Las señas de identidad que quiere Roberto González estaban luciendo en su máximo esplendor y el marcador al descanso bien lo reflejaba (52-29).

Sin bajar el pie del acelerador

Sergio de la Fuente, con 13 puntos, y Melwin Pantzar, con 11, estaban comandando a un UEMC Real Valladolid Baloncesto que doblaba a su adversario en asistencias (12-5) y se mostraba muy seguro con el balón, puesto que apenas registraba dos pérdidas. La versión sobresaliente de los blanquivioleta a ambos lados de la cancha permitía un +23 que acercaba la victoria a Pisuerga, aunque todavía quedaban 20 minutos de lucha.

Un parcial de 0-6 de los foráneos puso en alerta a los pucelanos, quienes respondieron desde el perímetro. El cambio de cara blanquivioleta estaba siendo completo, atrás y adelante, y la confianza ofensiva también se vio proyectada con acierto desde la larga distancia. Los triples de Kuiper y Puidet volvieron a estirar a un UEMC Real Valladolid Baloncesto que tiró de carácter y buen juego para que no peligrase la ventaja (67-44). No obstante, la pronta entrada en bonus de los locales permitió al CB Almansa con Afanion bajar de los veinte puntos, pero dos grandes acciones de Wintering cerraron el cuarto y devolvieron esa renta a los pucelanos (73-53).

Con solo diez minutos por disputarse, el UEMC Pucela Basket solo tenía que mantener el ritmo y administrar la ventaja cosechada previamente. Dicho y hecho. Roberto González no permitió relajaciones y los vallisoletanos volaron hasta la victoria sin que peligrase el resultado en ningún momento, ya que la ventaja rondó los veinte puntos en todo momento. El cambio de cara se consumó con un triunfo balsámico (), el octavo del curso.

El domingo 13 a las 18.00 horas, en el Ciutat de Castelló, los blanquivioleta rendirán visita al TAU Castelló para disputar el partido aplazado correspondiente a la decimosexta jornada de la Liga LEB Oro.

Ficha técnica:

(84) UEMC Real Valladolid Baloncesto: Alec Wintering (10), Melwin Pantzar (12), Jaan Puidet (7), Jordy Kuiper (12), Kavion Pippen (6) -quinteto inicial-. También jugaron: Fernando Revilla Val (-), Sylvester Berg (4), Davis Geks (11), Justin Tafari Raffington (7) y Sergio de la Fuente (15).

(70) CB Almansa con Afanion: Fabio Santana (2), Eddy Polanco (7), Jalen Nesbitt (11), Kevin Bercy (9), Ioannis Dimakopoulos (14) -quinteto inicial-. También jugaron: Carles Bivià (10), Robertas Grabauskas (8), Arvydas Gydra (4), Edu Martínez (5) y Justinas Olechnavicius (0).

Parciales: 25-16, 27-13 (52-29 al descanso), 21-24 (73-53) y 11-17 (84-70 final).

Árbitros: Munar Bañón, García Crespo y Diz Felipe. Eliminado el visitante Dimakopoulos con cinco faltas personales.

Incidencias: Partido aplazado correspondiente a la decimoquinta jornada la liga LEB Oro, disputado en el Polideportivo Pisuerga el miércoles 9 de febrero ante cerca de 1500 espectadores.

Declaraciones

Roberto González; «Esta tiene que ser la actitud»

Victoria balsámica del UEMC Real Valladolid Baloncesto, un triunfo vital para Roberto González, que así lo reconocía en rueda de prensa. “Necesitábamos ganar y lo hemos conseguido con buenas sensaciones y buen juego. Hemos cumplido esas tres cosas y nos agrada mucho por nosotros y el público. también quiero recalcar el trabajo de todo mi cuerpo técnico por trabajar con tan poco tiempo de margen entre los partidos. El trabajo de Alejandro Paniagua como ayudante es una locura, igual que el de Mario de Ana como preparador físico… todo el staff. Es increíble su labor y quiero elogiarlos públicamente. Estábamos haciéndolo bien en todos los sentidos aunque no lo parezca por las derrotas, pero este trabajo detrás es muy importante”, elogió Roberto González.

“En las últimas posesiones hemos buscado el basketaverage. Hemos estado en una ola en la que nos venía y otra, tragando agua salada, pero en una mala dinámica no tienes apenas tiempo entre partidos. No te levantas. Hoy hemos cogido aire, pero la competición está loca y no es una excusa, también lo ha dicho Rubén Perelló. Nos vino todo muy seguido”, explicó el técnico vallisoletano.

“Al equipo le he transmitido que dábamos la sensación de no tener alma ni sangre. Pero el equipo lo siente y tiene que demostrarlo. Estamos vivos, tenemos pulso, pero eso hay que demostrarlo día a día, pelearlo. Este mensaje al vestuario nos tiene que servir para todos los días y que ellos vean la diferencia en el juego, con el público y las sensaciones”.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.